miércoles, 9 de marzo de 2016

Born Yesterday de George Cukor (1950)

Un empresario venido a más (Broderick Crawford), chatarrero en sus inicios, viaja a Washington con corruptas intenciones de enmiendas constitucionales. Lo acompaña su eterna prometida (Judy Holliday), la rubia boba por definición, que amenaza dejarlo pegado en los distintos encuentros sociales que va a tener que hacer obligado. Por tanto, acude a un culto periodista (William Holden) para que la "eduque", lo que tendrá funestas consecuencias. A medias comedia, a medias drama (o al menos podemos decir que lo que se entendía como "comedia" en 1950 tenía muchas más aristas tensas que ahora) que replica en cierta medida el argumento de "Mi Bella Dama" -aunque la versión más popular de esta es 14 años posterior- a medida que Holliday, quien está fantástica, va leyendo, aprendiendo y por tanto, pensando (hasta pensar más de lo que le conviene). Gran comparsa le resulta Crawford, uno de esos eternos actores de reparto sólidos como una roca, quien lamentablemente sale largo rato de la cinta. Menos ayuda Holden, ya que le toca un personaje tan idealista como ingenuo al punto de ser inverosímil. Además del problema que da meollo a la película, los protagonistas recorren Washington, que pocas veces se vio más turísticamente atractiva. Buen 3. Por Fito.

Puntajes:

Federico:

Fito: 3

Gastón:

Leo:

Rodrigo:

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Seguidores