viernes, 18 de marzo de 2016

I See A Dark Stranger de Frank Launder (1946)

Bridie (Deborah Kerr) es una cabeza de chorlito irlandesa quien se ha críado en un pequeño pueblo escuchando como hay que combatir a los británicos (odiados desde Cromwell en adelante) quien se ha propuesto hacerlo desde el momento que cumpla 21 años. Eso ocurre en 1944 y no se le ocurre mejor cosa que ayudar a espías alemanes en suelo irlandés. En su camino no tarda en cruzarse un joven teniente en descanso (Trevor Howard), quien complicará/ayudará según la ocasión. Me llama muchísimo la atención una comedia tan francamente burlona, casi que satírirca, a tan poco tiempo de terminada la guerra, dónde además aunque se cuidan aspectos de thriller (a ese aspecto, hay un tenso tiroteo en un túnel, iluminado en blanco y negro como los dioses) termina desembocando en una gloriosa piñata a trompadas limpias digna del mejor "slapstick". Kerr y Howard están muy bien los dos, con suficiente química como para aportar su dosis de comedia romántica al asunto. Alcanza el 4. Por Fito.

Puntajes:

Federico:

Fito: 4

Gastón:

Leo:

Rodrigo:

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Seguidores