jueves, 7 de abril de 2016

Big Eyes de Tim Burton (2014)

Del extraño mundo de Tim… no, esta vez no. Totalmente fuera de su sello de fábrica Burton elige contar este biopic sobre el renombrado pintor Walter Keane, cuando en realidad se nos cuenta el biopic de la introvertida esposa Margaret Keane, quien fuera la verdadera artista detrás de los cuadros de niños con ojos enormes que se hicieran tan famosos en el mundillo del arte. Ambientada desde los 50s para acá, termina por hacer mucho hincapié entre el éxito comercial y el martirio crítico que la artista sufrió, más la mentira de Walter haciendo pasar los cuadros de su esposa como propios. La historia no es muy profunda como para exprimir demasiado, por lo que se termina por sustentar en una preciosa puesta en escena, vestuario y maquillaje cuidados y en dos buenas actuaciones de sus protagónicos, Amy Adams y Christoph Waltz, siendo este último quien para mí se roba la película con luz, con un personaje notoriamente más rico en matices y colores que la plana, introvertida, y hasta cierto punto pasiva Margaret Keane. Terence Stamp ayuda a la causa con un crítico insoportable y con un ego por las nubes quien incluso acuña esa idea infame que muchas veces he escuchado de los críticos que es la de creerse los guardianes y salvaguardas del gusto e integridad del público. Sólido 3. Por Rodrigo.

Puntajes:

Federico:

Fito:

Gastón:

Leo:

Rodrigo: 3

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Seguidores