jueves, 7 de abril de 2016

The Public Enemy de William A. Wellman (1931)

Una de gángsters pero no cualquiera, sino una de las que conformará el subgénero mismo y -como otras- será luego imitada hasta el hartazgo. La historia de Tommy Powers (James Cagney) un bueno para nada que empieza, de a poco pero sin pausa, una carrera criminal desde la más tierna infancia hasta convertirse en uno de los peores malandras de Chicago. Si bien la historia es sencilla, tiene la virtud de lo concreto: va a lo suyo sin irse por las ramas (esto no quiere decir no tenga varias líneas narrativas: hay subtrama familiar, de amistad, incluso casi que de "romance") y con los 85 años que le han pasado hay que decir que se sostiene perfectamente bien (siempre y cuando uno tenga perspectiva de época). Cagney le da valor extra. Es notable como dentro de actuaciones algo limitadas (un elenco que todavía tenía el cine mudo muy presente, supongo yo, y que le costaba la traslación) se aviva de hacer algo distinto, de impregnarle a su personaje gestos, detalles, una vitalidad que lo destaca por varios cuerpos dentro de la película. 3 contundente. Por Fito.

Puntajes:

Federico:

Fito: 3

Gastón:

Leo:

Rodrigo:

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Seguidores